BILINGUAL COMMENT

CURRICULUM BEYOND CREDENTIALS: RECLAIMING THE SUBJECT

Curriculum más allá de la certificación: Recuperando el sujeto

By Fernando Murillo

PhD in Curriculum Studies Program
Faculty of Education
University of British Columbia

Curriculum más allá de la certificación: Recuperando el sujeto

August 13, 2020
Print

“Piedra en la piedra, el hombre, dónde estuvo?

Aire en el aire, el hombre, dónde estuvo?

Tiempo en el tiempo, el hombre, dónde estuvo?”

Pablo Neruda, sección X de Alturas de Machu Pichu

 

Durante el último siglo, el curriculum ha sido concebido fundamentalmente como un asunto de determinación de contenidos y materias, y de su correcta organización para un curso de estudio.

La publicación de “The Curriculum” en 1918 por Franklin Bobbit provee un antecedente importante para la instalación de una lógica dominante que saturó el “sentido común” de la práctica educativa. Bajo la bandera de la eficiencia, Bobbit introduce la idea de la necesidad de estándares externos para evaluar y modificar la actividad educativa, equiparando la educación con el mundo de la producción fabril. Para él, “la educación es un proceso de moldeamiento tal como la manufactura de rieles de acero…” (Bobbit, 1918, p. 12).

En lo que puede ser leído como un movimiento regresivo, las prácticas y políticas educativas están poniendo cada vez con mayor fuerza el acento en curricula basado en competencias reduccionistas, en un retorno a comportamientos pre-definidos y mediciones estandarizadas como la norma para la práctica educativa en directa relación con asuntos de la economía (como es el caso de las políticas impuestas desde la UNESCO, el Banco Mundial, el Banco Interamericano para el Desarrollo y la OCDE).

Sin embargo, si hay algo que el movimiento reconceptualista (Huebner 1997; Pinar 2015) y las perspectivas  críticas de educación (Freire 1970; Tadeu Da Silva 2001) nos han ayudado a ver, es que lejos de ser una práctica técnica, administrativa, objetiva y neutra, lo que realmente está en juego en el curriculum es la mediación de relaciones de poder que constituyen saberes e identidades. En otras palabras, en el contexto de la educación institucionalizada, aprendemos mucho más que sólo contenidos y técnicas. Aprendemos formas de ser y de estar-siendo. Tal como he indicado en otras publicaciones (Murillo 2014; en prensa), lo que está en juego –particularmente en la educación superior- es la configuración de estructuras de pensamiento, acción y emoción que predisponen a los futuros profesionales a actuar de una determinada manera en la esfera social.

Esto trae al curriculum al ámbito de la ética. Lo que hacemos es formar un sujeto para actuar en un modo particular, para un tipo particular de sociedad que anticipamos.

Al presentar y discutir la noción germana de bildung, Wilhelm Van Humboldt (circa 1793) señala que en el proceso educativo (comprendido como formación integral) “la tarea más importante de nuestra existencia es la de alcanzar tanta substancia como sea posible para el concepto de humanidad en nuestra propia persona, tanto en el transcurso de nuestra vida, como también más allá, a través de las huellas que dejamos por medio de nuestra actividad vital” (p. 58).

Esto tiene dos implicancias para el curriculum en la formación universitaria: la centralidad del sujeto en el proceso de adquisición de substancia humana, y el hecho de que nuestra actividad vital deja huellas.

¿Qué huellas están dejando nuestros profesionales tras su intervención en el mundo? ¿De qué modo los estamos preparando para ser éticamente responsables por los efectos de su acción?

Considerando la perspectiva psicoanalítica de que un elemento fundamental en el desarrollo del sujeto es el rol del deseo (expresado en ideas, creencias, necesidades y demandas), en el trabajo de diseño, desarrollo y evaluación curricular hoy en día es fundamental preguntarnos junto a Neruda: “¿y el hombre, dónde estuvo?”.

Referencias

Bobbit, F. (1918). The curriculum. USA: The Riverside Press

Da Silva, T. (2001). Espacios de Identidad: Nuevas visiones sobre el currículum. Barcelona: Octaedro.

Freire, P. (1970).  Pedagogy of the oppressed. USA: Bloomsbury Publishing.

Huebner, D. (1997). The lure of the transcendent: collected essays by Dwayne E. Huebner.  Hillis, V. & Pinar, W. (Eds). New Jersey: Laurence Erlbaum Associates Inc. Publishers.

Gómez, H. & Murillo, F. (Eds.)(2014). Formación docente: Demandas desde la frontera. Santiago, Chile: Ediciones UCSH.

Murillo, F. (in press). La formación profesional más allá del saber-hacer: consideraciones y desafíos para una gestión curricular post-competencial. In Castro, C., Gómez, H. and Reyes, L. (Eds.), Desafíos y tensiones en la gestión del curriculum: teoría y práctica (pp. 85-91). Santiago, Chile: Ediciones UCSH.

Pinar, W. (2015). Educational experience as lived: knowledge, history, alterity. The selected works of William F. Pinar. Routledge.